Las bares de tapas en Valladolid ofrecen uno de los aperitivos más populares de todo el país. Su variedad es la clave de su éxito, y siempre se han de elaborar con los mejores ingredientes. Además, hay quien piensa que cuanto más generoso se es con una tapa mejor. ¿Es realmente así? Descubre en esta entrada las claves de este aperitivo.

Una de las primeras claves de una buena tapa es la preparación. Los alimentos son perecederos, algo bien conocido por todo el mundo. Así, elaborar este aperitivo en el acto es un mandamiento, ya que los ingredientes estarán en su punto óptimo y no habrá quejas respecto a la calidad del bocado. Mucho ojo si ves algo raro en la próxima tapa que pruebes, quizás no hayan respetado este punto.

Los bares de tapas en Valladolid que buscan sobresalir con esta elaboración saben perfectamente que no deben reutilizar la comida. Sería un pecado y una verdadera falta de respeto al cliente si no se le ofreciera una tapa con ingredientes frescos. Además, se estaría violando el anterior punto. Este aperitivo no es un plato de aprovechamiento, como sí es el caso de las croquetas, por lo que los ingredientes deben ser del día y no de la semana pasada.

Por último, la abundancia de alimentos no es sinónimo de una buena tapa, al contrario. Se trata de ofrecer una cantidad de ingrediente suficiente como para morder con facilidad. Muchos son los que olvidan esta máxima y creen que una tapa a rebosar atraerá a más clientes. No caigas en los cantos de sirena si ves una tapa rebosante.

Como has podido ver, elaborar la tapa perfecta es posible, si se sabe cómo. Desde El Rincón del Val te invitamos a contactarnos y a que pruebes nuestra amplia oferta de tapas.